3 Puntos
pag 40
Por Sonia Santoro
Fotos Diego Mazzuca

 

 

Nació hace dos años como un evento de características nómades por iniciativa de tres veinteañeras gays no satisfechas con las típicas fiestas gays. Hoy son casi un fenómeno cultural alrededor de cuyas actividades se mueven unas dos mil personas. Bailes, películas, proyectos y un lugar para encontrarse.


Lisa, Jorgelina y Violeta son tres chicas que, terminando su veintena, pusieron en marcha, ininterrumpidamente desde hace dos años y sin ningún apoyo oficial, el que constituye hoy uno de los proyectos culturales de carácter experimental más interesante de Buenos Aires: Brandon

El proyecto comenzó tímidamente como una convocatoria via e-mail a fiestas itinerantes sin sitio fijo; hoy las chicas poseen un mailing de más de 2000 direcciones; sus eventos son frecuentados por reconocidos artistas jóvenes y sus ciclos de cine cuentan con el auspicio del Instituto Goethe.

Lisa, Jorgelina y Violeta mantienen sus afinidades eróticas del lado de las chicas que gustan de las chicas, y Brandon es, por cierto, un lugar con un pregnante tono gay. Incluso con una perspectiva militante: las chicas son protagonistas de la marcha del Orgullo Gay.

Brandon ofrece todos los domingos un cuidado ciclo de cine en "Nacional": alli pueden verse, por ejemplo, films preciados como No es perverso ser homosexual, perverso es el contexto (1970) y Puedo ser tu salchichón, por favor? (1999) del alemán Rosa Von Praunheim, además de un curioso ciclo de dibujos animados gays japoneses.

Jorgelina:Aunque trabajo en una oficina, mi proyecto más importante es Brandon porque significa que puedo decir desde mi lugar lo que opino sobre la vida en general.
Lisa: Mi actividad principal es Brandon. Aunque muchas veces uno se encuentra con gente que te pregunta ¿qué estás haciendo?, como si fuera lo más importante. Y quizás justo no estas haciendo nada y cuando lo decis te miran mal y por ahi estas pensando en algo que querés hacer o no tenes laburo...

Brandon nació hace dos años, primero acotado a la intención de dar a la gente que, como nosotras, era gay un lugar distinto a lo que Buenos Aires tenía para ofrecer, algo que saliera del típico superboliche gay o del juego del telefono para comunicarse entre la gente en el mismo local, cosas que a nosotras particularmente no nos interesaban.
Brandon comenzó a crecer muchísimo por los mails, cuando empezamos teníamos un mailing de 100 direcciones, hoy son miles de personas a las que les interesa recibir nuestra información.

Violeta: Brandon devino en una situación nómade, no porque quisiéramos sino porque no encontramos lugar para quedarnos. Igual, lo básico del concepto Brandon es que debe haber una pista para bailar y un espacio para la conversación sin que el voumen invada. La gente que viene tiene que ver con una actividad artística o mediática.
Jorgelina: Nosotras, como Brandon, siempe tratamos de tener una presencia activa en las marchas gays con el eslogan "Brandon por la visibilidad". De hecho, vamos por la calle de la mano como novias y nunca tuvimos problemas con nadie y sentimos que cada uno debe ir por la calle como es.
Lisa: Para mi el prejuicio a veces surge del mismo gay que es el primero en marginarse. Si vos tenés mucho miedo de lo que piensa el otro y si ni siquiera le das la oportunidad de reaccinar, no te podés quejar, porque no le diste la oportunidad de quererte como sos (o no). Yo nunca me comí ni media de besarme con una chica en el colectivo, la facultad, en el tyrabajo, en el almacén...

Violeta: No todo el mundo que viene a Brandon es gay, mucha gente empezó a venir porque le copaba la propuesta hacían muchos amigos y se sumaban al mailing y eso lo hizo muy mezclado. Hoy a una fiesta nuestra vienen unas 250 personas.
Jorgelina: Al no ser todos gays es mucha mas buena la onda entre la gente.En los otros lugares es como que salis del gueto para entrar de nuevo al gueto.
Lisa: Además, Brandon tiene algo de "atendido por sus dueñas". Estamos muy pendientes de quien viene, quién manda mails (si uno manda mail la entrada tiene descuento).

Violeta: Nos importa el concepto "Brandon".
Jorgelina: Nosotras sentimos que la gente que viene hace mucho son "Brandon-amigos", que a su vez hacen otros grupos de amigos y esas redes sostienen el concepto de Brandon.
Jorgelina: La diferencia más fuerte respecto al clásico boliche gay es la música. UltraViolet (Violeta, que también es Dj.), lo puede contar mejor.
Violeta:Desde el primer momentopusimos fuerza en los Djs. En Brandon se escuchan variaciones de música electrónica o house, pero no música trans ni comercial estilo Pachá. Los Domingos, que es el dia de las películas, pasamos cosas más extrañas, tipo japonesa, hindú o nacional.
Lisa: A la gente de Nacional se le ocurrió la idea de un ciclo de cine gay, empezamos con Morrissey, seguimos con LaBruce (un director canadiense gay de culto); es como ver una peli con tus amigos en el living de tu casa.
Jorgelina: La gente que viene a Brandon tiene entre 20 y 35 años.

Lisa: Y más chicos también...
Violeta: Los domingos viene gente más grande...
Jorgelina: Lo que se ve en Brandon no es la imágen estereotipada de los gays.
Violeta: Tenemos ganas de armar un proyecto más grande, queremos mandarnos a full con lo artístico y cultural, conseguir una casa para hacer una boblioteca y videoteca, dar cursos, esas cosas.